¿Cuál es la presión correcta para la caldera de gas?

presion caldera de gas

Para su buen funcionamiento, una caldera debe tener la presión correcta con el fin de que el agua circule eficazmente por el circuito.

¿Cómo puedes comprobar si tu caldera tiene la presión idónea?

Las calderas suelen tener un manómetro con una aguja que apunta de cero a cuatro. Como norma general, en la mayoría de los sistemas, el manómetro debe estar entre 1 y 2 bares (a menudo está marcado como una zona verde en el medidor), aunque el manual de la caldera o un ingeniero de calefacción podrá aconsejarte de una manera más precisa.

Si tu caldera tiene una pantalla LCD, esta debe ser fácilmente seleccionable entre las opciones disponibles.

Que la presión de la caldera sea demasiado baja no es tan preocupante como si es demasiado alta, pero cualquiera de las dos opciones puede afectar a su eficiencia y al gasto energético y, por tanto, económico.

Recargar el sistema de la caldera

Cuando la presión es demasiado baja, generalmente hay que recargar el sistema con agua. Cada marca y modelo de caldera puede tener un proceso diferente para hacer esto, sin embargo, la forma más común es la siguiente:

  • Apaga el sistema y espera a que se enfríe.
  • Ubica el bucle de llenado (se trata de un tubo flexible situado debajo de la caldera con una válvula en cada extremo) y asegúrate de que ambos extremos están correctamente conectados y unidos a las 2 válvulas correspondientes.
  • Abre las válvulas (utilizando las manijas a ambos lados y girándolas en el sentido de las agujas del reloj). Esto permite que el agua fría de la red entre en el sistema.
  • Observa el manómetro (este debe ir aumentando) y empieza a cerrar las válvulas cuando la presión alcance unos 1,5 bares (girándolas en sentido contrario a las agujas del reloj) para evitar que el agua siga entrando en el sistema.
  • Vuelve a encender la caldera y asegúrate de que la presión se mantiene. Si la presión no se mantiene, puede que haya un error en el manómetro o en el propio sistema de calefacción. En ese caso, es hora de llamar a los expertos.

Si la presión es demasiado alta, quizás ha llegado el momento de purgar los radiadores.

¿Cómo se purga un radiador?

El purgado de un radiador se realiza presionando una pequeña válvula en la parte superior del radiador, situada en un extremo, con una «llave de radiador” y manteniéndola pulsada hasta que se haya liberado todo el aire.

Desde ITRSL te recomendamos comprobar la presión de la caldera mensualmente.

Asesoramiento personalizado según sus necesidades y
Servicio de reparación de calderas

Otras entradas del blog

Calderas de gasoil

¿Conoces las ventajas de tener una caldera de gasoil?

En algunas ocasiones tener un sistema independiente de calefacción se hace prioritario, sobre todo cuando pretendemos calefactar edificios que están aislados de las redes de suministros eléctricos o de gas. En esos casos contar con una caldera de gasoil puede ser una alternativa muy ventajosa, pero una caldera de este tipo te puede aportar también

Leer más »
0
Ir arriba